Banderas y vientos

redflag_2

Tanto ondear de banderas impelidas por el furor, la pasión propia de la fe y en la creencia de poseer el monopolio policíaco de la verdad inmóvil, nos está despeinando un poco a todos.

Es por esto que me gustaría recordar las palabras que Ferlosio dejara al entonces presidente de la Comunidad de Madrid, en el otoño del 83 en el diario El País, a proposito de la creación de la bandera de esta Comunidad Autónoma, a modo de norma de protocolo y su himno correspondiente, que en contra del criterio de todo su entorno, aceptara escibir Garcia Calvo para la misma:

“Con el objeto de dar mayor vivacidad y color festivo al fervor ceremonial que siempre debe rodear el merecido culto a la bandera de esta comunidad, la comisión de protocolo de la Autonomía de Madrid se complace, en anunciar al público que, entre las prácticas rituales oficialmente reconocidas y prescritas para mejor honrar y celebrar dicha bandera, queda incluida la de su propia combustión, no teniéndola en adelante por agravio, sino por acendrada expresión del más de voto acatamiento, y con la sola reserva de que la limitación- de las disponibilidades presupuestarías asignadas por la comunidad al capítulo de banderas pudiese eventualmente recomendar alguna siempre momentánea restricción en el legítimo ejercicio de esta específica forma de culto a la bandera consistente en el homenaje incineratorio”

Ahora, donde dice “comunidad” y “Autonomía de Madrid”  léase “nación” y el nombre que el lector prefiera respectivamente.

Realícese este ejercicio cada vez que sienta crecer en su interior ese viento que hace ondear las banderas.

P.S. Por cierto, lo que ha cambiado El País, no?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *