Ha dicho Jehová

Vaya por delante que considero que hay demasiado titiritero y malabarista en los alrededores de Ahora Madrid; ahora bien, lo ocurrido estos dias en el Ayuntamiento de Madrid y la decisión de detener e imputar por apología del terrorismo a dos titiriteros durante la representación de un espectáculo de títeres, no sólo me parece un barbaridad, creo que nos retrotrae al oscurantismo inquisitorial y me lleva a unas reflexiones que quisiera compartir:

  1. El concepto de representación es algo con lo que llevamos siglos trabajando y hemos ido asimilando su significado, tal vez más por ósmosis que por comprensión: Símbolo, imagen o imitación que hace pensar en determinada cosa pero sin ser (distinta de) la cosa misma. Es decir, ¿de verdad alguien se cree que lo que ocurre en una representación teatral (con o sin títeres) es real? La idea misma de representación sugiere una distancia entre la realidad y su imagen (la representación), una distancia que en según que momentos se ha llegado a definir como simulacro en el sentido de (intento de) suplantación de la realidad, pero el mundo del simulacro, como el de la representación en general, conlleva una componente de ficción en tanto que no se trata de la realidad en si misma cuanto del dispositivo que hemos inventado para hablar de ella. Hoy quizá utilizaríamos el termino evento. Es decir, la representación habla de la realidad pero desde fuera de ella, no es la realidad y el mundo de la política profesional sabe muy bien esto.
  2. Nombrar el Mal no significa, ni mucho menos, ser partícipes de ello, ni, por supuesto, invocar al maligno. Un rápido repaso a la historia del cine, nos puede dar una idea de cuantas veces se ha hablado de grandes horrores de la humadidad, amparados por ideologías aun no completamente desactivadas que con sus banderas y simbolos siguen teniendo presencia en la actualidad, sin que a nadie se le ocurra acusarlos de apologia de nada, ni detener a sus protagonistas, directores o productores. ¿Cuantas son las películas sobre el nazismo que hemos devorado a un tiempo horrorizados y fascinados? La aparición de simbología nazi en estas películas no las hacen menos relevantes y por supuesto no los camvierten en portavoces de dicha ideologia, volvemos al mundo de la representación (véase punto 1).
  3. Sobre la apologia. Entiendo que cuando hablamos de hacer apologia de algo, al factor audiencia es importante. No es lo mismo susurrar al oido del amigo o el amante que utilizar una tribuna y un altavoz. Y este punto es muy importante porque ¿quién ha hecho más apología en este caso: dos titiriteros en una representación para 40 niños y algunos de sus asombrados padres o los medios de comunicación mostrando la ridicula pancarta o describiéndonos su contenido ante, puede que, algunas decenas de millones de espectadores? El debate sobre el papel de los medios de cominicación ante los actos terroristas ha sido analizado muy criticamente, ya que siempre han acabado actuando como altavoces amplificando dichos actos, convirtiendose en partícipes clave en la extensión del terror que es el  objetivo último del terrorismo… En este punto no se trata de cargar contra los medios, sino de hacer una reflexión sobre nuestra capacidad de entender y asumir el deber de informar por encima de otras cuestiones y nuestra dificultad en otros momentos para asumir que se pueda abrir un debate y cuetionar todo lo que nos afecta como sociedad desde el respeto a posturas disdentes, no por ello menos legitimas. La anomalia que la banda terrorista vasca ha supuesto en el debate politico nacional, desvirtuando la posibilidad de reivindicar determinadas cuestiones al mancharlas de sangre no debería impedirnos recuperar la discusión y el debate de ideas como fómula general de entendernos.
  4. Se llama libertad de expresión. Si, lo que subyace en todo este lio es el papel de la libertad de expresión en su más amplia acepción. ¿Alguien sabe de qué iba este espectáculo? Cuando aparece esa pancarta en la representación, ¿qué estaba contando? ¿Es la mera aparición de esta pancarta motivo suficinete para interrumpirla? ¿De verdad hay palabras malditas que no pueden ser pronunciadas? ¿Otra vez? y si no pueden ser pronunciadas, ¿porqué los medios de comunicación si pueden? Sin libertad de expresión no existe la posibilidad de denunciar el abuso de poder, al corrupto ni al criminal. Es más que probable que las mismas leyes que impiden utilizar determinadas expresiones nos acaben amordazando para impedir que cuestionemos abiertamente los abusos y atropellos de aquellos de promulgaron esas mismas leyes, los abusos y maltratos de las mismas fuerzas de seguridad que irrumpieron en la representación y detuvieran a los titiriteros y que otro dia tratarán de detenernos a otros por hablar en voz alta y con claridad.
  5. Educación. El antidoto contra este mal se llama educación y su ausencia, especialmente en nuestras clases dirigentes, es el verdadero mal. Una formación adecuada para el cargo que se ocupa evita muchas tonterias y parece evidente que en el caso de Madrid hay demasida distancia entre una cosa y la otra (para nuestra desgracia esto no es patrimonio exclusivo de Madrid). Por otro lado, una formación adecuada de nuestra sociedad evitaría ser atropellados sistemáticamente por tantas mentiras y manipulaciones. La única manera de acabar con todo esto es arrojar luz de una vez por todas, con la verdad como faro de proa, para evitar que las sombras de la ignorancia, el rencor y el recelo se vuelvan a apoderar de nuestras vidas.

La dramática irresponsabilidad con que nuestros politicos redactan y promulgan leyes que además tratan de hacer cumplir no puede por menos que hacernos avergonzar ante las contradicciones y atropellos a los que nos veremos sometidos. Casi cabría pensar que las instituciones estan empezando a trabajar en contra de la sociedad que avala su propia razón de ser.

Por favor, termine simpaticamente:

 

Banderas y vientos

redflag_2

Tanto ondear de banderas impelidas por el furor, la pasión propia de la fe y en la creencia de poseer el monopolio policíaco de la verdad inmóvil, nos está despeinando un poco a todos.

Es por esto que me gustaría recordar las palabras que Ferlosio dejara al entonces presidente de la Comunidad de Madrid, en el otoño del 83 en el diario El País, a proposito de la creación de la bandera de esta Comunidad Autónoma, a modo de norma de protocolo y su himno correspondiente, que en contra del criterio de todo su entorno, aceptara escibir Garcia Calvo para la misma:

“Con el objeto de dar mayor vivacidad y color festivo al fervor ceremonial que siempre debe rodear el merecido culto a la bandera de esta comunidad, la comisión de protocolo de la Autonomía de Madrid se complace, en anunciar al público que, entre las prácticas rituales oficialmente reconocidas y prescritas para mejor honrar y celebrar dicha bandera, queda incluida la de su propia combustión, no teniéndola en adelante por agravio, sino por acendrada expresión del más de voto acatamiento, y con la sola reserva de que la limitación- de las disponibilidades presupuestarías asignadas por la comunidad al capítulo de banderas pudiese eventualmente recomendar alguna siempre momentánea restricción en el legítimo ejercicio de esta específica forma de culto a la bandera consistente en el homenaje incineratorio”

Ahora, donde dice “comunidad” y “Autonomía de Madrid”  léase “nación” y el nombre que el lector prefiera respectivamente.

Realícese este ejercicio cada vez que sienta crecer en su interior ese viento que hace ondear las banderas.

P.S. Por cierto, lo que ha cambiado El País, no?

 

 

Procrastinar

Se pregunta Rosa Olivares ¿Qué nos ha pasado? sobre la ilusión y la pasión perdidas en las artes visuales y alude al cansancio y a la repetición como posibles causas de la apatía actual del medio que achaca especialmente a “los que llevamos muchos años en esto”, dejando al margen a los jóvenes y recien llegados. También alude a la crísis como posible causa del agotamiento de fuerzas y fórmulas.

Desde aquí creemos que es un viejo vicio del medio que ahora, con la edad, se manifiesta más claramente: Lo importante siempre lo hemos supeditado a lo urgente. Si, la indolencia y la pereza forman parte del ADN de este medio, pero es la procrastinación lo que mejor define nuestra situación y nuestra manera de enfrentarnos a ella.

La crísis It`s just money! como decía John Tuld y además se repite constantemente:

1.637
1.797
1.819
1.837
1.857
1.884
1.901
1.907
1.929
1.937
1.974
1.987
1.992
1.997
2.000
2.008

Pero nuestro hábito de dejar para más adelante cada una de las cuestiones que debemos abordar forma parte de un modo de entender nuestra relación con el entorno que no se da en otros medios. Es el momento de coger el todo por los cuernos -como cualquier otro momento hasta ahora lo ha sido- y asegurarnos de trabajar para generar las estructuras que permitan fijar un tejido definido para el medio. Desde una ley de mecenazgo seria, un estatuto del artista en vigor, unas relaciones fiscales y con la seguridad socieal acorde a las necesidades intrínsecas del medio (sabemos que hay quien cree que debemos regirnos por las mismas reglas que el resto de trabajadores pero creemos que la función hace al organo y no al revés, así que si un sector determinado tiene un sistema de funcionamiento diferente habrá que buscar las medidas para que, dentro del marco general, puedan integrarse estas especificidades, como se hace con agricultores, pescadores y otros trabajadores. 500.000 empleos y el 3,5% del PIB son un buen argumento) y un marco de relaciones, entre unos y otros, normalizado. En definitiva, unas reglas de juego estables y acorde a los tiempos que nos permita crecer y multiplicarnos por nuestros propios medios.

El otro dia se reunian los actores con todos los partidos que se presentan a las próximas elecciones, la mesa sectorial de las artes visuales ha hecho lo propio, los espacios independientes han creado una plataforma para unificar criterios y establecer una mesa de trabajo con la Comunidad de Madrid y con el Ayuntamiendo de Madrid y han puesto en marcha unas herrmientas online para que estos puedan plantear sus necesidades de cara este encuentro y pedir la creación un Fondo para artes visuales con entidad jurídica propia para canalizar las aportaciones de estas instituciones hacia la sociedad civil en general y este medio en particular.

Así que habrá que ser proactivos y propositivos y dejar la procrastinación como patrimonio de la depresión.

21 de novienbre

El dia después, todo sigue igual.

tomb

Si el cuento más corto de la historia aseguraba que al despertar el dragón seguía ahí, perece que nos hemos empeñado en escribir uno de los cuentos más largos de la historia con el mismo contenido.

Si, el dragón sigue ahí. De hecho, esta historia escribe uno de sus primeros capítulos precisamente con un avión conocido paradógicamente como Dragon Rapide, el de Havilland DH.89 con el que se trasladó el general Franco el dia del alzamiento contra el gobierno de la República y los españoles que la habían apoyado.

dragon-ecaay

En aquella ocasión fue el banquero Juan March quien sufragó los gastos de la operación y todavia hoy estamos devolviendo los intereses a la banca, aunque ese es otro cuento que ya contaremos otro dia.

dragon-rapide-llegada-ceuta

Si el dragón sigue ahi no es porque Franco haya resucitado a lomos de su flamante de Havilland, sino porque parece que no dejamos de repetir esquemas y no acabamos de salir del hoyo en el que estamos metidos.

Parece evidente que la irrupción de nuevas formaciones políticas surgidas después del 15M han cambiado la forma de comunicarse los partidos tradiconales con los ciudadanos; y no sólo las formas, tambien buena parte de los contenidos: la agenda social se ha instalado en el vocabulario de todos los partidos, como un mantra que les permitirá mantener sus viajas politicas y sus viejos electores.

Pero no hay más que ver las continuas contradicciones en las que se han instalado para reconocer que debajo de la piel del lobo, sólo hay otro lobo.

Franco-piel